Lo que nos hacen sentir estos tíos es inexplicable, estos partidos que no se pueden explicar desde la cabeza sino desde las entrañas dejan sensaciones diferentes a las victorias de tikitaka, ni mejores ni peores, diferentes. Qué orgullo de equipo. Que bendición ser del Atleti!

0
0
0